La violencia contra las mujeres

La ocupación israelí ha condicionado la construcción social de las masculinidades palestinas en la medida en que muchas prácticas sionistas buscan deliberadamente desafiar la capacidad de los hombres palestinos para cumplir el papel de «protectores» y proveedores de sus familias y comunidades. Esta tensión conduce a situaciones de violencia interpersonal y espacios familiares controlados, poniendo de relieve las dificultades para encontrar espacios seguros para las mujeres en Palestina.

Muchas mujeres palestinas trabajan en el sector informal o en actividades familiares no remuneradas y, por lo tanto, corren un mayor riesgo de explotación y condiciones laborales inadecuadas. Como en otros contextos, las mujeres palestinas que trabajan fuera del hogar también están expuestas a la violencia de género. Según un estudio del Instituto de Estudios de la Mujer de la Universidad Birzeit y la OIT, el 22% de las mujeres entrevistadas reconocieron haber sido víctimas de violencia de género en el lugar de trabajo, siendo el fenómeno una mayor prevalencia en Cisjordania que en Gaza.

Así, por ejemplo, se ha informado que en la Zona C los abusos contra las mujeres -incluida la violencia doméstica- no se investigan, lo que conduce a la impunidad y la perpetuación de la violencia. En Jerusalén Este, las mujeres víctimas de violencia de género enfrentan el dilema de soportar el abuso o denunciarlo a la policía israelí, a riesgo de perder la custodia de sus hijos o ser repudiadas por sus familias. Esto, en un contexto social que considera que tales actos deben mantenerse en privado. El acceso a la justicia también se ve limitado por actitudes discriminatorias e insensibles hacia la violencia de género por parte del personal judicial, un ámbito en el que las mujeres están subrepresentadas (en 2015, el 82% de los jueces eran hombres, frente al 17% de mujeres). Los estudios indican que la violencia doméstica de género ha aumentado desde la Segunda Intifada (2000), en parte como resultado de la frustración con las políticas israelíes, las presiones económicas y los ciclos recurrentes de conflicto, que llevarían a los hombres palestinos a ser más violentos en la esfera doméstica.

Según estadísticas oficiales de un estudio de 2011, el 37% de las mujeres palestinas casadas habían estado expuestas a la violencia de sus maridos, el 29% en Cisjordania frente al 51% en Gaza. Más recientemente, otro estudio encontró que muchos palestinos habían sido testigos de violencia contra sus madres por parte de sus padres u otros miembros masculinos de la familia durante su infancia (25% y 22% respectivamente) y casi uno de cada cinco hombres encuestados (17%) reconoció la violencia física contra una mujer en una relación.
La detención de muchos hombres palestinos plantea un problema para la provisión económica de las familias, que a menudo pierden su principal fuente de ingresos. Sin embargo, cuando Israel las mata, las mujeres no sólo enfrentan una gran pérdida personal y de sustento. Para algunos de ellos, la opción de casarse con sus cuñados -según las expectativas de una práctica tradicional- se impone como una forma de permanecer en el hogar familiar y evitar disputas por la custodia de los hijos.

También es necesario considerar el impacto psicológico en las mujeres, que están en constante alerta por temor a que sus hijos sean arrestados, heridos o asesinados como resultado de la violencia de los colonos israelíes y son más reacias a abandonar sus hogares después de tales experiencias. También vale la pena señalar que estudios recientes sugieren que las comunidades palestinas más expuestas a la violencia de los colonos y/o soldados corren un mayor riesgo de sufrir violencia de género.

La operación militar israelí en Gaza en el verano de 2014 fue particularmente grave: en sólo dos meses la ofensiva mató a 299 mujeres, incluidas 16 embarazadas, 197 niñas e hirió a más de 2.000 personas. Las cifras son anecdóticas si nos referimos a la brutalidad del genocidio iniciado el 7 de octubre en Gaza, con más de 30.000 personas asesinadas, con más de 8.800 mujeres y 13.230 menores asesinados. Las mujeres sufren abusos sexuales y ejecuciones sumarias tras su detención, y la situación de las mujeres embarazadas es alarmante. En el actual genocidio en Gaza, las mujeres palestinas desplazadas han agotado el suministro de pastillas para reducir el período debido a las condiciones insalubres en las que viven y luchan una batalla diaria para lavarse o encontrar una toalla sanitaria . Muchas de ellas dan a luz en tiendas de campaña, mientras que muchas sufren cesáreas sin anestesia, abortos espontáneos e infecciones, y luchan por cuidar y alimentar a sus bebés. Se estima que 50.000 mujeres están embarazadas en la Franja de Gaza y cada mes 5.000 de ellas se ven obligadas a dar a luz en medio de bombardeos y bombardeos.


25 Ocupación, conflicto y patriarcado: Impactos en las mujeres palestinas. (2019).

26 https://escolapau.uab.cat/img/programas/alerta/informes/OcupacionConflictoPatriarcadoES.pdf

27 Women’s International League for Peace and Freedom (WILPF), Palestinian Women Under Prolonged Israeli Occupation: The Gendered Impact of Occupation Violence, Universal Periodic Review of Israel, Joint Submission to the UPR Working Group 29th Session, enero de 2018; Women’s Center for Legal Aid and Counselling (WCLAC), Women’s Voices, Nov.2013-Jun 2017.

28 https://elpais.com/planeta-futuro/2024-02-28/pastillas-para-cortar-la-regla-partos-en-tiendas-de-campana-y-la-proeza-de-encontrar-un-bano-asi-viven-las-gazaties- desplazadas.html

29 https://docs.google.com/spreadsheets/d/18mQSbvuYqhV3AWjAnXkflCvaNm284B-P1IOSPmZIo44/edit#gid=0