Educación

En Cisjordania, muchas comunidades rurales ubicadas en la ‘Área C’ están privadas de infraestructura y servicios públicos de calidad, especialmente en el campo de la educación. Si bien la construcción de suficientes instalaciones educativas para todos los niños se ve seriamente limitada por las políticas israelíes de denegar permisos de construcción a los palestinos, la capacidad de las autoridades públicas palestinas para mantener la infraestructura existente se ve limitada por la ocupación militar y su impacto negativo en la libertad de movimiento y planificación y zonificación. La privación de servicios públicos es otra herramienta del proyecto colonial de colonos israelíes para desplazar por la fuerza a los palestinos de las zonas rurales donde se extienden los asentamientos ilegales 19.

El acceso a la educación de la población palestina está condicionado día a día por las políticas de ocupación y la violencia israelíes que, además de afectar directamente a la población estudiantil, se han traducido en la pérdida de muchos días escolares. Las estudiantes palestinas suelen ser sometidas a intimidaciones o humillaciones específicas de su género en su camino a las escuelas y universidades, especialmente en los puestos de control israelíes. 20 Algunos informes han alertado de la situación de vulnerabilidad que afecta especialmente a las niñas y jóvenes palestinas que viven en la Zona C de Cisjordania debido a su limitado acceso a la educación y a sus deficientes infraestructuras educativas.

En el Territorio Palestino Ocupado, los niños y sus padres tienen que valientemente llegar a la escuela, enfrentando obstáculos y violencia que pocos sabrían que existen. Desde 2019 en Cisjordania, más de 50.000 niños palestinos se han visto afectados por incidentes relacionados con la educación derivados de la ocupación israelí 21. De las 58 escuelas bajo amenaza de demolición, 50 están en la Zona C y 8 en Jerusalén Este. Estas 58 escuelas atienden a alrededor de 6.550 niños y 700 profesores. En 2022, las autoridades israelíes ordenaron la demolición o la suspensión de las obras de seis escuelas en la Zona C, lo que afectó a más de 206 estudiantes y 41 profesores.

Las autoridades israelíes llevaron a cabo tres demoliciones de escuelas en incidentes de 2022, teniendo como objetivo dos escuelas. La escuela Isfey Al Fauqa en Masafer Yatta fue demolido dos veces (el 23 de noviembre y el 6 de diciembre), lo que afectó a más de 85 estudiantes y 18 profesores. En esta zona, así como en la zona H2 de Hebrón, muchas niñas abandonan la escuela debido a dificultades económicas en sus familias y/o para ayudar con las tareas domésticas o como medida para evitar la exposición a la violencia o el acoso. A pesar de los obstáculos, las niñas y mujeres jóvenes palestinas en general han logrado avances en sus niveles de alfabetización, educación y formación en el nivel terciario. De hecho, el 53% de las mujeres en edad de cursar estudios superiores cursan estudios superiores, frente al 32% de los hombres del mismo grupo de edad, según cifras recientes (2017) . Algunos estudios sugieren que el mayor porcentaje de participación de las mujeres palestinas en la educación superior puede reflejar el mayor valor social de la educación de las mujeres en la sociedad palestina, pero también que los palestinos de la misma edad pueden estar en prisión u obligados a abandonar la escuela y el trabajo para mantener a sus hijos. familias . La educación ha sido una fuente de esperanza y de transformación para el pueblo palestino.

Desde el comienzo de la guerra en Gaza (23 de octubre), la educación ha sido suspendida en las 19 instituciones de educación superior de la Franja de Gaza, aniquilando todas las universidades de Gaza. Más de 90 académicos y científicos han sido asesinados, entre ellos Sufyan Tayeh , rector de la Universidad Islámica de Gaza, y 90.000 estudiantes universitarios no pueden asistir a clases.

Los ataques militares israelíes a la infraestructura educativa palestina no son un fenómeno nuevo. La Universidad Islámica de Gaza ya había sido bombardeada antes, en 2008, 2009 y 2014. Más recientemente, en agosto de este año, Israel enfrentó críticas internacionales después de demoler una escuela en la Cisjordania ocupada, pocos días antes del inicio de un nuevo año escolar. Según un informe reciente de la UNESCO , entre enero de 2019 y septiembre de 2021, al menos 305 escuelas y guarderías en la ocupada Cisjordania y la Franja de Gaza fueron alcanzadas por armas explosivas israelíes. El término » escolarcidio » fue acuñado ya en 2009 «para describir los ataques de Israel contra instituciones educativas tras la destrucción de la «Operación Plomo Fundido» y que se han repetido en la ofensiva de Gaza de 2023-2024.