Amenazas a la movilidad y la reunificación familiar

Israel impuso, especialmente después de la segunda Intifada (2000), graves restricciones a la movilidad de la población palestina con más de 550 puestos de control ( montículos de tierra , puertas de carretera, muros de bloqueo de carreteras , barreras de carreteras y trincheras ), así como con la construcción del Apartheid. Muro, de más de 800 kilómetros de longitud y declarado ilegal por la Corte Internacional de Justicia en 2011, donde el 85% de su recorrido se adentra en territorio de Cisjordania, confinando a más de 10.000 palestinos en la llamada Seam Zone7 (Zona de Exclusión ). Pero también obstáculos burocráticos como las limitaciones a los permisos para circular y acceder a determinadas zonas, la designación de zonas restringidas o cerradas o la reunificación familiar.

En el caso de la Franja de Gaza, el bloqueo impuesto por Israel desde 2007 afecta a 2,5 millones de habitantes, imponiendo graves restricciones no sólo a la movilidad, sino también al acceso a alimentos, enseres domésticos, materiales de construcción y todo tipo de tratamientos médicos.

En marzo de 2022, Israel aprobó una ley que niega la naturalización a los palestinos de los territorios ocupados que se casen con un ciudadano israelí, formalizando un decreto que había sido promulgado en 2003 y renovado anualmente . A los cónyuges de otros «Estados enemigos», como el Líbano, Siria e Irán, también se les prohíbe la reunificación familiar con ciudadanos y residentes israelíes.

Israel incluye su negativa de larga data a siquiera contemplar la posibilidad del derecho de retorno de los refugiados palestinos que se vieron obligados a huir de sus hogares en 1948, incluso para aquellos con familiares que se quedaron atrás. Sin embargo, lo que a menudo se denomina «amenaza demográfica» tiene cada vez menos que ver con la difícil situación de los palestinos en el extranjero y más con el destino de aquellos que permanecen en Israel y los territorios ocupados 16.

Para los residentes de Jerusalén Oriental que se casan con residentes de Cisjordania, las barreras para la reunificación familiar son igual de engorrosas, y el proceso dura un promedio de diez años, si es que la solicitud tiene éxito. Mientras tanto, a los niños nacidos en Jerusalén Oriental de padres de Cisjordania se les ha negado el registro en Jerusalén Oriental a pesar de haber nacido allí. Estos niños se ven así obligados a vivir en la ciudad sin estatus legal, situación que limita su acceso a la atención sanitaria y a la educación. Además, Israel ha creado un requisito adicional, exigiendo a los residentes de Jerusalén Oriental que demuestren que su » centro de vida» está en la ciudad para poder conservar la residencia. A pesar de esto, a miles de ‘ jerusalemitas ‘ se les ha revocado su residencia debido a «violaciones» arbitrarias de esta disposición, lo que hace que muchos se muestren reacios a abandonar la ciudad, incluso para visitar brevemente a familiares en otros territorios ocupados, por miedo a que se les revoque su estatus de residencia.

Los residentes de la Franja de Gaza enfrentan circunstancias aún más espantosas. Básicamente, se les prohíbe salir del territorio, ni siquiera para visitar a sus familiares, cuidar sus tierras, trabajar o estudiar en Cisjordania y en el extranjero. El hecho de que Israel impida a los palestinos entrar o salir del territorio palestino demuestra el nivel de control que ejerce sobre esta población 17.